Bienvenido a TLC Spain

Experiencias clave de la felicidad

Experiencias, la clave de la felicidad

Publicado por maria.borbujo | 17 April

Que el dinero no da la felicidad es un hecho, pero ¿qué es lo que nos hace felices realmente?.

Según un estudio de la Universidad de San Francisco, la clave para ser feliz es generar recuerdos en base a experiencias y vivencias personales y no a través de la compra de objetos materiales de forma compulsiva.

Cuando compramos ropa, artículos deportivos o joyas nos proporcionan un bienestar inmediato pero al mismo tiempo efímero, porque una vez adquiridos los integramos rápidamente en nuestra vida cotidiana. En cambio, las experiencias permanecen para siempre, puesto que las recordamos y comentamos durante más tiempo. Incluso si no han sido tan satisfactorias como esperábamos, como disfrutar de una clase de surf sin conseguir ponerte de pie en la tabla o pasar unas vacaciones bajo la lluvia, en cualquier caso siempre serán recordadas con más valor que cualquier objeto material.
Consumimos para ser felices y tener éxito. Las cosas nuevas nos emocionan mucho al principio, pero rápido nos acostumbramos a ellas y dejan de ser tan cool para nosotros, porque llega una nueva moda, un producto mejor que hace que el que tenemos se quede obsoleto, generándonos frustración y la necesidad de sustituirlo. En cambio, las experiencias vividas son permanentes y una gran inversión, porque nos hacen crecer a nivel personal y son la clave de la felicidad.
Recordamos a los compañeros de viaje, las sensaciones que experimentamos en ciertos restaurantes, la primera vez que practicamos surf o aquellas vacaciones totalmente inesperadas y que además fueron gratis.
Está comprobado que la gente es más feliz preparando sus vacaciones y posteriormente recordándolas, que cuando se compra nuevos gadgets. Anticiparnos a una experiencia es comenzar a disfrutar de la misma. Nuestra predisposición para disfrutar y sobre todo los recuerdos generados son mayores cuando disfrutamos de algo nuevo y podemos recordarlo. Por ello, las experiencias son la mejor inversión para nuestro futuro y nuestra felicidad.